Reflexología Podal

"El pie es la creación de ingeniería más extraordinaria del mundo", dijo Leonardo Da Vinci. Y tenía razón.

Los nervios raquídeos, que parten de la columna vertebral, se dividen en ramificaciones que terminan en distintas partes del cuerpo, uniendo de esta forma vísceras , estructuras y segmentos de la piel en un mismo nervio raquídeo. Por eso cualquier masaje, no solo en los pies, puede afectar a distintas partes del cuerpo aunque no sean manipuladas directamente.

Determinados masajes se realizan empleando diferentes técnicas basadas en la aplicación de presiones utilizando los dedos, las manos, los puños, los codos, etc.

Entre los tipos de masaje con técnicas por presión hay que destacar aquellos en los que las presiones se aplican sobre puntos que estimulan, mediante mecanismos reflejos diferentes áreas, estructuras y órganos corporales. Los puntos pueden estar localizados en una región corporal anatómica o situados sobre los denominados 'canales energéticos' procedentes de las diferentes tradiciones orientales.

Los masajes reflejos, representan una notable incidencia en la mejora vital, partiendo de la consideración del reflejo como punto/zona de proyección de un elemento corporal (órgano, músculo, etc) sobre otra parte del cuerpo (pies, orejas, espalda, cara). De esta forma, mediante el masaje reflexológico, en sí mismo o asociado al masaje habitual sobre una zona, como por ejemplo el pie, se consigue la capacidad de actuar sobre el punto reflejo de aquellas partes corporales que estén desarmonizadas para alcanzar su equilibrio y así facilitar su función.

La Reflexología Podal es una técnica desarrollada por la masajista americana Eunice Ingham, que, a finales de los años treinta del siglo XX , trasladó a los pies las diez zonas verticales del cuerpo, establecidas inicialmente por el doctor Willian Fritzgerald a principios del siglo XX, y plasmó un mapa de reflejos de todo el cuerpo sobre ellos.

La Reflexología Podal participa de los principios generales del estímulo corporal que se experimenta por la presencia del reflejo. La diferencia, respecto a las demás reflexologías, radica en la localización de su aplicación: los pies. 

Dado que se trata de una zona especialmente maltratada y descuidada con carácter general (zapatos inadecuados, permanencias prolongadas de pie, ausencia de cuidados, etc.), la recepción de un masaje por presión en dicha zona permite experimentar una rápida revitalización no sólo de la zona, sino también, como consecuencia del reflejo, de todos los órganos y sistemas corporales, verificándose una sensación inmediata de fluidez, tranquilidad y sedación. 

 

Beneficios del Masaje Reflexológico Podal

  • Mejora la circulación sanguínea
  • Limpia el cuerpo de toxinas e impurezas
  • Revitaliza la energía
  • Reduce el estrés e induce a la relajación
  • Equilibra la totalidad del sistema

Algunas indicaciones del Masaje Reflexológico Podal son:

  • Estreñimiento
  • Retención de líquidos
  • Insomnio
  • Estrés
  • Calambres
  • Prevención y tratamiento de problemas prostáticos
  • Normaliza las funciones sexuales
  • Contribuye a la mejora de los síntomas emocionales concurrentes con los ciclos menstruales, del embarazo y la lactancia
  • Modula la respuesta inmunitaria frente a cualquier tipo de agresión interna o externa

Contraindicaciones del Masaje Reflexológico Podal:

  • Heridas
  • Procesos febriles por encima de 38º C
  • Procesos tumorales
  • Infecciones micóticas
  • Flebitis y trombos
  • Problemas cardíacos severos en activo
  • Úlceras varicosas en pies o piernas
  • Fracturas recientes en el pie
  • Tumores
  • Embarazo (los tres primeros meses)

Despúes del masaje es normal sentir cansancio general, ligeros mareos, dificultad en centrar la atención, energía fuera de lo común, mayor vitalidad, sensación profunda de relajación, sueño profundo y reparador, emisión de orina en cantidades superiores a las acostumbradas, con coloración más fuerte y olor intenso. Evacuaciones espontáneas, heces más cuantiosas, líquidas u oscuras. expulsión de gases. Olor fétido. Sed o hambre inusual. Sudoración excesiva y de olor fuerte. Signos de acatarramiento, estornudos, expectoraciones, febrícula o malestar pasajero. Liberación de tensiones acumuladas a través del llanto, risa, tristeza, etc. Son llamadas 'crisis naturales curativas.'

 

Incompatibilidad:  Cualquier medicamento que inhiba o estimule el sistema nervioso, tales como los analgésicos, calmantes, relajantes, antiespasmódicos, sedantes, barbitúricos, ansiolíticos, estimulantes, excitantes, hipnóticos, anestésicos o algunos antihistamínicos.